Notice: register_sidebar was called incorrectly. No id was set in the arguments array for the "Sidebar" sidebar. Defaulting to "sidebar-1". Manually set the id to "sidebar-1" to silence this notice and keep existing sidebar content. Please see Debugging in WordPress for more information. (This message was added in version 4.2.0.) in /webspace/12/76866/evelynbarcelona.com/wp-includes/functions.php on line 3837

Notice: The called constructor method for WP_Widget is deprecated since version 4.3.0! Use
__construct()
instead. in /webspace/12/76866/evelynbarcelona.com/wp-includes/functions.php on line 3669
ser feliz Archives - Page 2 of 7 - Evelyn Barcelona | Evelyn Barcelona

Sentirse culpable…por herir los sentimientos de alguien

Sentirse culpable…por herir los sentimientos de alguien

Hoy quiero hablar de este sentimiento tan desagradable, incómodo y que cuesta evitar: la sensación que nos queda tras haber herido los sentimientos de alguien. Es esa pequeña presión en el centro del pecho que no nos deja respirar tranquilas. No tengo duda de que todas sabéis de lo que hablo. Pero me gustaría reflexionar e intentar matizar este hecho. Para empezar voy a concretar diciendo que hablo de cuando has herido a alguien pero no tenías esa intención, cuando alguna reacción, comentario u opinión tuya sienta mal a alguien cercano. No hablamos de ir a mala idea con objetivo maligno… Pero ya no hay marcha atrás, porque ya hemos dicho, hecho o reaccionado de tal modo. ¿Qué hacemos ahora con esa presión en el pecho? La reacción lógica y directa sería disculparnos con la persona en cuestión…pero las cosas no son tan fáciles…porque ¿qué ocurre si yo estoy segura de lo que he dicho? ¿Qué pasa si lo que ha molestado es una idea nuestra que se corresponde totalmente con nuestra visión del mundo? ¿Tenemos que disculparnos por ser y pensar como lo hacemos…? Sin duda analizaremos si hemos dicho las cosas mal, entonces nos disculparemos por las formas sin duda. Bajo mi punto de vista, una cosa es sentirse culpable por algo que hemos hecho mal y otra bien diferente es sentirse culpable por hacer algo que no se corresponde con las reglas generales aprendidas o que choca con el sistema de valores de la persona herida. Cada persona es un universo de creencias propias. No podemos pedir perdón por expresar lo que es bueno para nosotras y nos beneficia en pro de la opinión de otra persona. Deberíamos desembarazarnos de los sentimientos infantiles de culpa que nos han sido transmitidos en esta sociedad. Como el que dice que hacer daño a alguien cercano es negativo… No podemos modificar nuestro sistema de valores, nuestras decisiones y nuestra voluntad por satisfacer a esa otra persona, porque la otra persona no vive tu vida…lo haces tú. Y aunque nos duela herir a las personas no podemos disculparnos por ser y expresar quienes somos. Si la otra persona nos respeta aceptará nuestra decisión aunque no la comparta. Las personas que nos quieren nos aceptarán e incluso intentarán entendernos. Las personas egoístas se quedarán con su idea subjetiva y se harán las ofendidas. Pero eso ya no es problema nuestro porque no podemos incidir. Para mi hay una cosa importante que deberíamos tener clara: que has sido fiel a ti misma, a tus principios y a tu idea de vida…es lo que agradecerás en el futuro. Si modificas tus principios adoptando los que no son tuyos por tu sentimiento de culpa infantil te arrepentirás tarde o temprano y te recriminarás por qué no hiciste lo que de verdad querías hacer… No siempre se es mala persona por herir a alguien… Quizás la mala persona sea la persona herida por no aceptarte e intentar entenderte. Deberíamos aprender a ser más independientes emocionalmente por nuestro bien y el de nuestro futuro. Nunca llueve a gusto de todos, pero la que tiene que decidir si quiere lluvia o sol eres tú… …La vida está para vivirla feliz… Evelyn Barcelona...

“Tengo miedo a quedarme sola”

“Tengo miedo a quedarme sola”

Hoy quiero compartir una reflexión que me ha traído una MFS, una mujer fuerte y segura de nuestra comunidad. Esta fantástica mujer me trasladaba un miedo que tiene, una idea que pasa por su cabeza y que no deja que se sienta tranquila, relacionada con el futuro: el miedo a quedarse sola cuando pasen los años. Es una duda y un aspecto incierto que se nos puede plantear, por supuesto. Pero para empezar, no tenemos ni idea de qué va a pasar mañana, mucho menos podemos programar nuestro futuro a quince años vista… Claro que podemos tener un patrón que es probable que se cumpla si las cosas siguen como están, pero es eso, algo efímero que en el fondo no podemos controlar a día de hoy. La frase de “la vida da mil vueltas” está para ocasiones como esta. Aunque sí hay algo claro: si te preocupas hoy por el futuro estarás arruinando tu felicidad de hoy, que es lo único que puedes controlar. No digo que no deba pensarse en ello, pero sí que no debería preocuparnos en exceso, obsesionarnos, porque ese futuro puede dar mil vueltas pero el hoy ya te lo habrás amargado…y eso no es inteligente. Porque si hoy estás tranquila, eso te dará una buena base para mañana (y eso ya es el futuro). El miedo a quedarse sola juega en nuestra contra, y muchas veces ese propio miedo, mejor dicho, nuestra ansiedad por el hecho es el que hace que acabemos solas. ¿Qué quiero decir? Que podemos tomar decisiones equivocadas, del tipo “voy a seguir con esta persona porque si no me quedo sola”, esa relación no va a funcionar basada en el miedo, concluyendo en un futuro de soledad… Yo pienso que una mujer feliz es difícil que se encuentre sola. Una persona feliz, que se siente a gusto, que disfruta de la vida, atrae a otras personas. Porque queremos estar con gente que nos aporta cosas positivas, es como algo natural para nuestras mentes y si no, seamos sinceras, ¿con quién quedarías antes para tomar un café con alguien que siempre cuenta penas y desgracias o con alguien positivo que te distrae y te ríes…? Ahí lo tienes. La clave de tu futuro la tienes tú hoy. Y no se trata de preocuparte y amargarte pensando en ello, sino en algo tan beneficioso para ti como para tu futuro: ser feliz. Vivir la vida, estar contenta, disfrutar, sentirte tranquila, experimentar, tener una mente positiva. Eso tan bueno para ti es lo que atraerá a la gente. Por eso podéis estar tranquilas, porque una mujer feliz nunca se encuentra sola. …La vida está para vivirla feliz… Evelyn Barcelona...

Oda al columpio

No podemos negarlo: ¡nos encantaba columpiarnos! Subir al columpio y balancearnos notando el aire, la sensación de ingravidez y velocidad, de libertad de movimientos. ¿Cuándo fue la última vez que subiste a un columpio? Yo ni lo recuerdo. Pero sí me acuerdo de lo mucho que me gustaba. Si cogemos el diccionario encontramos diferentes acepciones del verbo columpiarse; a parte de la propiamente dicha, columpiarse puede significar también equivocarse haciendo el ridículo y, más coloquialmente, no cumplir con lo que se nos pide, con las obligaciones. Pues bien, hoy quiero defender las cualidades de columpiarse en todas sus acepciones, quiero expresar la idea de que columpiarse de vez en cuando no es tan malo y que nos aporta raciones de positividad al cuerpo. ¿Qué quiero decir con esta teoría? Que no hace falta que siempre seamos perfectas, que no es necesario hacer siempre lo que se espera de nosotras, que no está escrito que debamos interpretar el papel ideal en cada faceta de nuestra vida, porque columpiarse es un verbo que existe y que puede usarse de vez en cuando. Por eso si hoy no te apetece cocinar la cena, pedid una pizza, si no tienes ganas de arreglarte el pelo recógelo en un moño, si no quieres ir a esa cena de compromiso llama y cancélala, si te apetece quedarte media hora en el sofá quédate… Que tu tiempo es muy valioso y el que inviertas en cuidar de ti de verdad descansando, dándote un respiro, te cargará las pilas para mañana. Porque no somos máquinas, no somos robots perfectos, somos humanas y apreciamos las sensaciones placenteras de columpiarnos de vez en cuando. …La vida está para vivirla feliz… Evelyn...

¿Qué hago si me siento triste?

¿Qué hago si me siento triste?

Querida, sentirse triste es humano. La tristeza es una emoción básica. Es normal experimentar esa sensación. Lo que no es normal es que dure mucho. El estado natural no es la tristeza. Puede ser algo puntual, pero no una norma en tu día a día. Si constantemente te sientes triste tienes que cambiar algunos aspectos de tu realidad. Pero no te preocupes: la tristeza desaparece si sabes qué hacer. Sentirse un poco triste en algún momento es normal, pero no hagas de ella tu compañera. Más que nada porque la alegría y la felicidad son mucho más divertidas para llevarlas al lado cada día, ¿no te parece un motivo poderoso? En realidad solo hay que saber unos pocos trucos para que la tristeza salga corriendo. Y, ¿sabes qué es lo que la ahuyenta mejor que nada? Tu punto de vista. Sí, sí, el hecho de ver las cosas de un modo u otro significa tener al lado la tristeza o la felicidad. En realidad es muy fácil. Tú tienes la llave y el poder de decisión. A veces somos nosotras las que hacemos que el periodo se alargue. Y si podemos hacer eso significa que también podemos hacer que dure menos. Si te sientes triste es que algo no funciona. Eso está claro. ¿Qué es lo primero que vamos a hacer? Pues analizar. Vamos a realizar un análisis. Vamos a saber por qué estamos así. Y vamos a identificar las causas de que ello ocurra. Sabiendo esto ya tenemos el camino hecho. Tienes que plantearte qué es lo que no te gusta. ¿Cuál es el motivo de que te sientas triste? ¿Qué tienes en tu vida que no te...

¿Qué hago si siempre estoy de mal humor?

¿Qué es lo que nos ocurre? ¿Verdad que hay periodos en los que te sientes enfadada? Estás de mal humor. Todo te pace mal. Todo está mal hecho. Nada te gusta. Pero, ¿has notado que en otro momento las mismas cosas no te importan, no te parecen mal? ¿Qué significa esto? Que es tu estado de ánimo. La frase de que las cosas se ven según el cristal con que se miran lo describe muy bien. Y si todo depende de tu cristal, ¿sabes que tú eres la que hace que las cosas parezcan tan malas? No lo son en realidad. ¿Por qué las veo malas? Porque estoy de mal humor. ¿Por qué estoy de mal humor? Esa es la clave. ¿Por qué estás de mal humor? Cuando te sientes así, ¿te paras a plantearte el por qué? ¿Piensas cuál es el motivo? A veces es muy fácil saber por qué. Otras veces, por el contrario, nos cuesta más averiguar cuál es el motivo de nuestro malestar. Pero tienes que tener claro que la respuesta está dentro de ti. Tienes que realizar un ejercicio de introspección más intenso, ya que los motivos pueden ser tan variados como impensables. Algunas veces quedan ocultos, otras se nos manifiestan abiertamente. Aunque los motivos claros, debemos analizarlos también, porque muchas veces le otorgamos el peso a las circunstancias y no al motivo real. Pongamos un ejemplo. Estás enfadada porque tu chico no te llama. Y tú piensas “ese es el motivo”, “es que es un impresentable, mira que no llamar”. Parece muy claro. Pero es que ese no es el motivo. Estás enfadada porque estás esperando su llamada sin hacer planes por si te propone quedar. No puedes cambiar de inmediato que no te llame, pero sí puedes cambiar el motivo real de tu malestar: no te quedes esperando, haz tu vida y, cuando te llame, pues hablas con él...

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: