Notice: register_sidebar was called incorrectly. No id was set in the arguments array for the "Sidebar" sidebar. Defaulting to "sidebar-1". Manually set the id to "sidebar-1" to silence this notice and keep existing sidebar content. Please see Debugging in WordPress for more information. (This message was added in version 4.2.0.) in /webspace/12/76866/evelynbarcelona.com/wp-includes/functions.php on line 3838

Notice: The called constructor method for WP_Widget is deprecated since version 4.3.0! Use
__construct()
instead. in /webspace/12/76866/evelynbarcelona.com/wp-includes/functions.php on line 3670
ser feliz Archives - Evelyn Barcelona | Evelyn Barcelona

Siéntete dueña de tu vida

Siéntete a gusto. Sonríe. Reflexiona. No te dejes llevar por las prisas de tu alrededor. Cuando hagas algo piensa e investiga si hay otro modo de hacerlo y de si la opción que vas a escoger va contigo de verdad. Que no te hagan entrar en un molde. No te planches el pelo si no tienes ganas. No hagas lo que se supone que ha de hacerse sino lo que sientes que es natural para ti, aunque sea controvertido. No actúes para complacer a los demás. Que las opiniones de terceras personas sigan siendo eso, opiniones. Haz lo que te hace feliz. No te vengues si no te sienta bien. No digas Sí si piensas que No. No te dejes adiestrar, tu cerebro es tan poderoso como el del resto. Toma tus propias decisiones. No tengas miedo. Sigue el camino que siempre te ha parecido ideal. Plantéate si lo que haces lo haces porque de verdad quieres o porque “es así”. Sigue tu ritmo. Di cosas bonitas de ti misma. Come chocolate. La vida es tuya. Tú decides. Siéntete serena. Sé feliz. Evelyn...

Introducción al libro “Manual de la mujer fuerte y segura”

Introducción al libro “Manual de la mujer fuerte y segura”

“Querida lectora: Bienvenida a bordo. Si has decidido tener este libro (“Manual de la mujer fuerte y segura”) en tus manos es porque la mujer fuerte y segura que llevas dentro te está pidiendo terreno para aparecer. Si te ha atraído su título o lo poco que hayas podido ojear es porque, quizás, haya cosas en tu vida que te gustaría que fueran mejor. Lo que vas a leer aquí en realidad ya lo sabes. Porque la respuesta a todo la llevas dentro. Aunque a veces nos dejamos llevar por las situaciones que nos plantea la vida y olvidamos todo aquello que conocemos. Por eso has cogido este libro. Intuyes que las cosas pueden ir mejor. Y así es. Ya estás dentro. Ahora viene todo lo bueno. El objetivo del libro es dar unas claves, unas pautas, una opción de acción en diferentes casos propuestos, cosas que nos han pasado y nos siguen pasando a todas, incluida yo misma. Como decíamos, los consejos que encontrarás en este libro son cosas que sabemos, que todas nosotras sabemos pero que, a veces, olvidamos. Y es muy bueno que tengamos un refugio al cual ir en busca del camino perdido momentáneamente. ¿Quién no ha tenido un momento de estrés o un momento de agobio por alguna de las situaciones que se plantean en el índice? El objetivo es que, en esos casos, puedas acudir al apartado que te interesa y decir: “vale, claro, ¡es verdad!”. Y que el alivio te invada, que puedas pensar con mayor claridad y así adoptar tu postura de mujer fuerte y segura, que lo eres. Es solo que a veces tenemos momentos de flaqueza. Pero para eso estamos nosotras, para darnos la mano y levantarnos con una sonrisa y un suspiro de tranquilidad. Qué bueno es sentirse fuerte y segura. Te invade una sensación de felicidad, de ganas de hacer cosas. De levantar incluso un poco más la barbilla. Te sientes guapa, inteligente, interesante y orgullosa de todo lo que tienes. Sientes que vales mucho. No te dan miedo las cosas. No sientes vergüenza. Estás segura y caminas con paso firme. Y caminas y caminas y te diriges allí donde sabes que quieres estar. No porque alguien te haya dicho “tienes que estar aquí, tienes que llegar hasta aquí”, sino porque tú has decidido el destino, el camino y el tiempo de hacerlo. Sabiendo que decides tú, tú decides el qué, cómo, cuándo, porque tu vida es tuya. Eres la jefa de tu vida. En este caso no trabajas para nadie a quien tengas que hacer caso y acatar órdenes. TÚ y solo tú eres tu jefa. ¿Por qué vas a hacer cosas que no quieres hacer? ¿O por qué vas a sentir cosas que no quieres sentir? No nos gusta sentirnos mal. Y eso vamos a aprender, aprender a manejarnos para sentirnos siempre bien, lo más parecido que podamos a súper bien. Y así a veces nos sentiremos súper genial. Y sentirse fuerte dentro se notará por fuera. Tu inseguridad puede hacer que pierdas cosas muy buenas… Todas tenemos ese poder. Es natural en nosotras. Pero bueno, como hemos dicho, a veces nos olvidamos. Gracias a estas páginas podrás retomar el camino y decir: “sí, ahora sí, sigamos”. Porque esa sabiduría la llevamos dentro. La hemos heredado de nuestras mujeres predecesoras, de las que conviven con nosotras. Aprendemos de sus logros y también de sus errores. Cariño tú lo puedes todo. ¿Por qué no lo tomas? Si es tuyo. Es para ti. Todo. Lo que quieras y como quieras. Al conseguir la actitud de la mujer fuerte y segura vas a ir por la vida y vas a acertar y vas a equivocarte, pero tu actitud y tu estado de ánimo no se verán resentidos. Porque la mujer fuerte y segura se enfrenta a todo lo que viene, sea lo que sea, y le saca provecho, lo entiende, lo aplica, aprende sin derrumbarse ni sentir emociones negativas malas, sin ansiedad ni estrés. Porque si eres una mujer fuerte y segura eres poderosa y nunca estás sola. Tienes la mejor aliada que va a apoyarte, cogerte de la mano, darte el empujoncito, tranquilizarte: tú misma. Estoy segura de que, al leer esto, estás experimentando sensaciones de nerviosismo, de alegría, de subidón, de buenas vibraciones… ¡Claro! Porque estás sintiendo la mujer fuerte y segura que llevas dentro. No quiero engañarte. No estoy diciendo que ¡Tachán! ¡Te has transformado! Después de leer esto vas a ser una súper heroína, porque sería mentir. Chicas, somos humanas. Todas tenemos momentos de flaqueza en los que nos dejamos llevar por las malas emociones. Pero para eso está...

¿Qué hago si mi chico no me da lo que necesito?

¿Qué hago si mi chico no me da lo que necesito?

Ésta es una delicada situación. Pero esta pregunta se puede matizar e incluso se puede transformar. Te lo explico. Antes de continuar quiero decirte que si en algún momento esta pregunta ha venido a tu mente, te felicito. Sí. Te felicito. Lo hago porque significa que escuchas a la mujer fuerte y segura que llevas dentro. Significa que te preocupas por ti, que te cuidas y que quieres conseguir lo más beneficioso para tu presente y para tu futuro. Saber lo que necesitas es el primer paso para llegar a tenerlo. Eres consciente de tus deseos y no renuncias a ellos. La parte que verás más negativa de todo esto, en este caso, es el hecho de que tu pareja actual no sea capaz de darte lo que deseas. Pero voy a decirte algo que cambiará tu visión. Es muy fácil culpar a alguien de nuestra infelicidad. Así mismo es completamente injusto. Parece que esperamos que la otra persona nos proporcione la felicidad que buscamos. Que, como por arte de magia, lea nuestro pensamiento y siga el guión del transcurso ideal de acontecimientos que tenemos en mente. Pero es que eso es imposible. No puede leer nuestra mente. No piensa igual que nosotras. Tiene una manera de actuar diferente a la nuestra. ¿Cómo puede esto suceder? Parece que nuestra felicidad tenga que venir de fuera, de los otros, de lo que nos dan o no nos dan. Pero mira: la felicidad viene de dentro. Sí, sí, como lo lees. Nosotras somos las únicas responsables de nuestra felicidad y conseguirla o no depende de nosotras...

¿Qué hago si mi chico no es bueno en la cama?

¿Qué hago si mi chico no es bueno en la cama?

Querida no lo veas como un problema es una circunstancia. Y como toda circunstancia puede cambiar. Quizás te preguntes esto al poco de haber conocido a una persona, al inicio de la relación. Es muy diferente a si la relación ya está consolidada y consideras que el tema sigue igual. Si se trata del principio de la relación es muy normal que lo pienses. Los primeros encuentros sexuales pueden ser raros por muchos motivos. Uno es el desconocimiento de la otra persona. Uno no conoce la manera de actuar del otro, sus reacciones, sus expresiones, sus gustos. Es normal que al principio no llegue a cuajar del todo. Aunque es algo que se acopla con un poco de tiempo. Se aprende con la práctica dicen, ¿no? Y eso es aplicable tanto para ti como para él. Otro motivo son los nervios. Quizás te pongas nerviosa al principio de estar con alguien y a él puede pasarle lo mismo. El no estar relajado es un motivo vital y hace que no se disfrute del todo. Seguro que a más de una le sonará el estar con tu chico y encontrarte pensando “¿le gustaré?, ¡oh no, mi desodorante ya no tiene efecto!, espero que no me toque el michelín, ¿tendré el pelo bien ahora?”… Y miles y miles de ideas que invaden nuestra mente en el momento menos propicio. A que sí. Pues con todas esas ideas una no llega a relajarse. Y lo mismo puede sucederle a él, solo que, para él, es más comprometido si cabe. Porque claro, nosotras podemos estar más o menos relajadas o más o menos concentradas y puede que nuestro chico no lo note. Pero ahora, si le pasa al chico la cosa se complica: si no está concentrado o relajado o como quieras llamarle, nosotras lo vamos a notar en seguida. Es que si no sube no sube y fin. Motivo extra de preocupación para el chico en cuestión. Por eso os digo que al principio cabe dar tiempo para descubrir si realmente nuestro chico es bueno en la cama o no. ¿Verdad que el sexo es mejor con nuestra pareja con el paso del tiempo? Por lo que decimos. Conocemos mejor al otro, nos acostumbramos a su cuerpo, estamos más relajados. Al fin y al cabo, disfrutamos más. Por eso no juzgues a tu chico por los primeros encuentros sexuales. Bueno, no lo hagas si te interesa esa persona de verdad. Vale la pena dar ese voto de...

¿Qué hago si tengo la impresión de que mi pareja no me entiende?

¿Qué hago si tengo la impresión de que mi pareja no me entiende?

¿Quién no ha experimentado eso? Todas. Y no sólo con la pareja, también ocurre con otras personas que nos rodean. Pues tengo que decirte algo que quizás no te guste pero que es necesario para tener otro punto de vista y perspectiva: No. No lo hace completamente. Y nadie lo hará. Pueden acercarse mucho a llegar a entenderte, pero nunca será exactamente lo que tú experimentas y sientes exactamente. Pero es que es imposible que sea así. Por mucho que intentemos expresarnos y explicarnos, la realidad personal nos pertenece y es única. Nuestro cerebro funciona de manera diferente, sin duda, en algunos aspectos a los de la gente que nos rodea. Nuestras sensibilidades son diferentes, así como nuestra manera de entender el mundo y de dar respuesta. Pero eso en realidad no es malo. Eso permite que podamos observar diferentes realidades y matices gracias a las distintas formas de entender el mundo. Nos hace aprender. Eso nos enriquece. No te estoy diciendo que nadie te entienda. Claro que sí, la gente que te conoce, te rodea y experimenta cosas similares a las tuyas, te entiende perfectamente pero no completamente. Por eso no debemos enfadarnos si pensamos que nuestro mensaje no es captado al 100%. Porque es que nosotras tampoco captamos el mensaje de los demás al 100%. Lo importante es esforzarse por entenderlo. Ponerse en el lugar del otro. Procurar acercarse al máximo a su sentido real. Y sobre todo, que la otra persona sienta que nos interesa y que le damos la importancia que le da. Esa es la clave. Eso es sentirse comprendido. Pero la cuestión parece que se intensifica en el caso de la comprensión de nuestra pareja. Y sobretodo si es un hombre. Con esto no estoy diciendo que los hombres entiendan menos, ni mucho menos. Pero sí que entienden diferente. Y eso es algo que debes asumir. Cuando lo hagas, lo verás todo desde un ángulo un tanto diferente. Ya lo...

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: