Notice: register_sidebar was called incorrectly. No id was set in the arguments array for the "Sidebar" sidebar. Defaulting to "sidebar-1". Manually set the id to "sidebar-1" to silence this notice and keep existing sidebar content. Please see Debugging in WordPress for more information. (This message was added in version 4.2.0.) in /webspace/12/76866/evelynbarcelona.com/wp-includes/functions.php on line 3838

Notice: The called constructor method for WP_Widget is deprecated since version 4.3.0! Use
__construct()
instead. in /webspace/12/76866/evelynbarcelona.com/wp-includes/functions.php on line 3670
mujeres Archives - Evelyn Barcelona | Evelyn Barcelona

“Cuento de dos cafés descafeinados” ~ Preview

“Cuento de dos cafés descafeinados” ~ Preview

“Cuento de dos cafés descafeinados Evelyn Barcelona” “Por todos esos miles de minutos maravillosos con mis amigas invertidos en modelar la idea de una vida mejor…” ——– “- ¡Aquí, aquí! ¡Hola guapa! – ¡hola! ¡Qué pelo más corto! ¡Anda! – ¿qué, te gusta? – a ver, gírate…oh, ¡es súper chulo! – ¿sí, te gusta? – me encanta…pero pensaba que te lo estabas dejando largo y la última vez que nos vimos dijiste que no te lo cortabas ni loca… – lo sé…pero me he cansado de la esclavitud, es muy sacrificado, gastas mucho tiempo y encima más dinero… Así que, mira…todo sea que mañana me arrepienta, porque yo soy un poco así que me da la neura y corto por lo sano, nunca mejor dicho, jaja… – que no te arrepentirás, te queda genial además…casi me das envidia – pues eso, te diré que pienso que el pelo largo es para las chicas que usan tacones – ¿y esa idea? ¡Vaya tontería, ni que tuviera algo que ver el cerdo con la velocidad! – sí, ya me entiendes, me refiero a que hay diferentes maneras de relacionarse con la sociedad: una es seguir sus reglas, otra es reírse de ella… – entonces según tú las mujeres que llevan el pelo largo y tacones siguen las normas de la sociedad sin plantearse nada… – sí, exacto, eso pienso… – ¡qué radical que te pones a veces, hija! – …porque, por ejemplo, ir con tacones debería ser considerado una violación de los derechos humanos… – ¿perdona? Jaja… – …sí, sí, sí, llevar zapatos de tacón es algo tan incómodo, tan antinatural, tan perjudicial, encima, para la salud… No digo que deberían acabar con quien inventó los tacones, porque inventos hay muchos, pero sí con la primera mujer que aceptó usarlos… – claro – …claro porque si ninguna mujer hubiera usado esa cosa antihumana hoy no existirían: ¡muerte a los tacones! – ¿estás tomando cafeína hija mía…? – no, tranquila, es un descafeinado – mejor, mejor. Yo también pediré uno igual. En fin, que me gusta mucho el pelo. – gracias, gracias… – mira yo qué pintas llevo siempre: un fantástico look lamida de vaca – jaja…es lo que tiene ir en moto, reina – sí, el casco mata cualquier intención de arreglarse por la mañana – ¡córtatelo! Y tira tus tacones… – no, mira, me lo recojo y todas contentas – ok. ¿Va a venir doña tardona? – no sé, le he enviado un watsapp pero no me ha contestado – bueno, pero ya sabemos que siempre se retrasa – siempre la esperamos, ¿verdad? – ¡pero siempre!, no recuerdo la última vez que llegó la primera – no, yo tampoco, jaja… – es otra cosa que me cuesta entender… – ya empezamos otra vez – …que la gente llegue tarde – pero mira, a todo el mundo nos pasa – sí, nos pasa…pero ¿nos pasa siempre? – tenemos que probar la técnica de la hora solo para ti, el decirle una hora diferente a ella para que así llegue tarde como siempre, pero puntual para nosotras – dirás que tengamos que esperar menos… – pero mientras esperas también puedes aprovechar para hacer otras cosas… – aburrirte, agobiarte, maldecirla, pasar mucho calor o mucho frío dependiendo de la estación, acabarte el café o que se te quede frío… – leer el periódico, reflexionar sobre algo, hacer planes… – sí muy bonito, pero me parece una falta de respeto tener a alguien esperando…porque el fondo de todo eso es que la otra persona sabe perfectamente a qué hora se ha quedado y tiene a su alcance un reloj para ver qué hora es, y sabe que la esperan…y le da igual… – ya, pero no has pensado que quizás el problema sea suyo… – suyo suyísimo, de eso me quejo… -…no, quiero decir que en el fondo tiene un problema para organizarse, y sin duda lo tiene en otras facetas de su vida – y más que tendrá si sigue llegando tarde siempre…cuando la vea me la como – al menos no se desdice – cómo… – sí, de esas personas que quedan contigo y desquedan a última hora, eso es peor – sí, es verdad, eso es peor – ¿verdad? Porque parece que eres un segundo plato, en plan: si encuentro otra cosa que me gusta más pasaré de ti – ya, pero esas personas al final lo pagan…porque estropean sus relaciones de amistad – no te creas, que saben camelarse a la gente y darle la vuelta a la situación – pues mira, seguro que tampoco se sienten bien con lo que hacen… – ¿que no?...

¿Qué hago si mi chico me ha dicho que me llamará y no lo hace?

¿Qué hago si mi chico me ha dicho que me llamará y no lo hace?

Bueno, el chico ha faltado a su palabra. Eso está claro. No nos gusta. No nos sentimos bien. No queremos que se vuelva a repetir. La sensación que experimentamos no es lo que se espera de una relación en la que la base es hacerse feliz mutuamente. Pero no te pongas nerviosa. Analiza la situación. Tenemos que analizar por qué ha pasado sin juzgar con antelación y sin hacer cosas de las que nos podamos arrepentir. Ante todo siempre te voy a aconsejar calma. Tenemos dos trabajos: analizar por qué ha ocurrido esto y averiguar qué podemos hacer para conseguir que no se repita. Y eso se puede conseguir. Ya te dije que al leer este libro la mujer fuerte y segura que llevas dentro saldría como una diva del cine clásico. Bella, serena, con presencia, sabiduría. Y esa diva eres tú. ¿Por qué motivos nuestro chico nos ha dicho que iba a llamarnos y no nos llama? Una posibilidad que quizás no tengas en cuenta es que lo que ocurre es que no te llama en el tiempo prudencial que tú consideras que debe llamarte. ¿Sabes lo que digo? A veces pensamos, “bueno, si me ha dicho que me llamaría esta tarde, me llamará entre las 16 y las 18 horas”… Dime que no te suena. Pero mira, ya entra en juego otra vez lo que comentábamos en el capítulo anterior sobre las formas de ver la vida que cada persona tiene, en este caso, el modo de medir el tiempo. En realidad malentendidos de este tipo te pasarán al principio de una relación. Porque cuando llevas tiempo compartiendo tu tiempo con alguien aprendes su manera de ver las cosas y ya, cosas como ésta, no te sorprenden ni te resultan raras. Si lo que pasa es eso, que no cumple con las expectativas que tú tienes en mente sobre la hora en que debe llamarte, no significa que haya faltado a su palabra. Lo que ocurre es que nos sentimos mal, le damos vueltas a la cabeza mientras esperamos y, cuando por fin llama, la predisposición que tenemos es malísima. Se nos han quitado las ganas de hablar con la persona que nos gusta y finges una conversación cordial cuando lo que en realidad quieres decirle es “por qué me llamas tan tarde, ahora te va a hablar tu madre”, por ejemplo. ¿Me equivoco? Nos pasa a todas. No eres mala persona ni...

¿Qué hago si mi chico no es bueno en la cama?

¿Qué hago si mi chico no es bueno en la cama?

Querida no lo veas como un problema es una circunstancia. Y como toda circunstancia puede cambiar. Quizás te preguntes esto al poco de haber conocido a una persona, al inicio de la relación. Es muy diferente a si la relación ya está consolidada y consideras que el tema sigue igual. Si se trata del principio de la relación es muy normal que lo pienses. Los primeros encuentros sexuales pueden ser raros por muchos motivos. Uno es el desconocimiento de la otra persona. Uno no conoce la manera de actuar del otro, sus reacciones, sus expresiones, sus gustos. Es normal que al principio no llegue a cuajar del todo. Aunque es algo que se acopla con un poco de tiempo. Se aprende con la práctica dicen, ¿no? Y eso es aplicable tanto para ti como para él. Otro motivo son los nervios. Quizás te pongas nerviosa al principio de estar con alguien y a él puede pasarle lo mismo. El no estar relajado es un motivo vital y hace que no se disfrute del todo. Seguro que a más de una le sonará el estar con tu chico y encontrarte pensando “¿le gustaré?, ¡oh no, mi desodorante ya no tiene efecto!, espero que no me toque el michelín, ¿tendré el pelo bien ahora?”… Y miles y miles de ideas que invaden nuestra mente en el momento menos propicio. A que sí. Pues con todas esas ideas una no llega a relajarse. Y lo mismo puede sucederle a él, solo que, para él, es más comprometido si cabe. Porque claro, nosotras podemos estar más o menos relajadas o más o menos concentradas y puede que nuestro chico no lo note. Pero ahora, si le pasa al chico la cosa se complica: si no está concentrado o relajado o como quieras llamarle, nosotras lo vamos a notar en seguida. Es que si no sube no sube y fin. Motivo extra de preocupación para el chico en cuestión. Por eso os digo que al principio cabe dar tiempo para descubrir si realmente nuestro chico es bueno en la cama o no. ¿Verdad que el sexo es mejor con nuestra pareja con el paso del tiempo? Por lo que decimos. Conocemos mejor al otro, nos acostumbramos a su cuerpo, estamos más relajados. Al fin y al cabo, disfrutamos más. Por eso no juzgues a tu chico por los primeros encuentros sexuales. Bueno, no lo hagas si te interesa esa persona de verdad. Vale la pena dar ese voto de...

¿Qué hago si me gustaría ser diferente?

Ser diferente no es imposible. En nuestra mano está nuestra posibilidad de cambio. ¿Qué hay más cambiante que la vida? Y de eso hablamos, de nuestra vida. Todo se puede modificar. Si te has planteado esa pregunta es porque algo en el fondo no funciona. No estás contenta con tu realidad, con lo que eres hoy, con tu manera de actuar. Quieres algo diferente. Quieres sentirte diferente. Quieres que la gente te vea de manera diferente. Y mi pregunta es: ¿qué te lo impide? Ahora es tu momento. Sí. No hay mejor momento que ahora. Tú decides cuándo quieres cambiar algo. Ahora ha llegado tu momento de decidir quién quieres ser. O cómo crees que puedes ser mejor y sentirte mejor. Esa pregunta es la llave que te abre una puerta y al otro lado está lo que tú ideas. Imagina, ¿cómo te gustaría ser? Piensa en qué tipo de mujer admiras, ¿qué hace falta para serlo tú? Quizás hay algo que no te has planteado: si otras mujeres pueden, ¿por qué tú no? Debes tener claro algo: no tienes límites. Los límites los pones tú. Imagina cómo te gustaría ser. Nada está perdido. ¿Por qué piensas que no se puede cambiar? Sí se puede. Todo se puede modificar. Piensa lo siguiente: tu cabello, por ejemplo. La naturaleza, lo que nos viene dado, nos dice que tiene tal color y tal característica. Pero nosotras lo modificamos. Lo adecuamos a lo que encaja con nosotras, con lo que nos gusta y queremos. Igual que con la manicura, la naturaleza nos da una forma y hace que crezcan, pero nosotras lo modificamos, les damos la forma que nos agrada, les cambiamos el color al que nos gusta. Y mi pregunta es: ¿por qué podemos modificar unos aspectos de nuestra naturaleza y otros no? ¿Por qué crees que los aspectos externos de tu persona los puedes modificar y los internos no? Sigues siendo tú, sigue siendo tu naturaleza. Puedes...

Evelyn Barcelona en la Revista “Yo Dona” 2012

Evelyn Barcelona en la Revista “Yo Dona” 2012

Evelyn Barcelona:   Evelyn Barcelona en la Yo Dona  

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: