Notice: register_sidebar was called incorrectly. No id was set in the arguments array for the "Sidebar" sidebar. Defaulting to "sidebar-1". Manually set the id to "sidebar-1" to silence this notice and keep existing sidebar content. Please see Debugging in WordPress for more information. (This message was added in version 4.2.0.) in /webspace/12/76866/evelynbarcelona.com/wp-includes/functions.php on line 3837

Notice: The called constructor method for WP_Widget is deprecated since version 4.3.0! Use
__construct()
instead. in /webspace/12/76866/evelynbarcelona.com/wp-includes/functions.php on line 3669
Todo mi posts Archives - Page 2 of 9 - Evelyn Barcelona | Evelyn Barcelona

Nunca dejes de creer en ti

Cree, nunca dejes de creer en ti y en que puedes hacerlo. Si alguien puede motivarte y darte la energía que necesitas para hacer algo eres tú. Si alguien puede hacerte sentir pequeña, que no vales y que no puedes conseguirlo eres tú también… Cuando nos enfrentamos a un nuevo reto, un nuevo proyecto, un deseo que hacer realidad no siempre lo hacemos con el cien por cien de nuestras ganas ni con toda nuestra confianza… Por qué hacemos eso? Si esa idea ha surgido en nosotras es porque somos capaces de conseguirlo. El problema viene cuando dejamos de escucharnos a nosotras y oímos esas voces de la gente que nos rodea, de nuestra familia, de la sociedad, que nos dicen que no podemos, que nos han etiquetado como débiles, miedosas, inseguras, inconstantes… Pero nosotras lo sabemos, lo sentimos, sabemos que somos capaces. Escúchate a ti. Sé fiel a ti. Puedes hacerlo y vas a conseguirlo. Nunca dejes de creer en ti y en que sin duda vas a lograrlo. La vida está para vivirla...

Guardemos siempre un rinconcito para la magia dentro de nosotras…

Guardemos siempre un rinconcito para la magia dentro de nosotras… Muchas veces descuidamos nuestro mundo interno, nuestro universo personal que es único, diferente al resto y que solo habitamos nosotras. Es ese espacio en el que nos refugiamos cuando tenemos un mal día, donde vivimos las mejores sensaciones de alegría cuando estamos felices, el punto al que siempre podemos acudir no importa el momento ni las circunstancias. Un lugar con tanta relevancia debería estar de lo más cuidado y sin embargo la mayoría de días ni pensamos en él. Deberíamos saber que tenemos siempre un lugar donde escaparnos, donde pensar, donde descansar, donde idear nuevos proyectos, donde reflexionar sobre nuestros sentimientos. Ese lugar es único y siempre está ahí, ese lugar te pertenece solo a ti y nadie más que tú puede entrar. Es tu sitio. Visítalo, cuídalo y mímalo y verás como lo notas, verás cómo aumenta tu sensación de tranquilidad, de felicidad, en definitiva, de bienestar. La vida está para vivirla...

“Con un poco de azúcar esa píldora que os dan, pasará mejor…”

“Con un poco de azúcar esa píldora que os dan, la píldora que os dan pasará mejor…” na na na na na naa na…. El cerebro tiene un mecanismo curioso que se dedica a, de vez en cuando y cuando menos te lo esperas, traerte a la mente canciones que odias, o hace mil años que no escuchas o que ni siquiera sabes de dónde has sacado…y hace que te quedes en plan “hola cerebro?, en serio?” pero ya es tarde, y nada puedes hacer por evitarlo… Pues bien, ayer de la nada me vi cantando la canción de Mary Poppins, la que da título al post, y después de mi asombro pensaba: qué razón tiene la letra…! (cosa que demuestra que de todo se puede sacar algo). Si no habéis visto la peli no pasa nada, solo no le pondréis la música. La cuestión es que la canción acompaña una escena en la que Mary está con sus pupilos y tienen que tomar una medicina que no les gusta porque es amarga y ella la endulza con azúcar para que pase mejor. Moraleja: cuando hay alguna cosa no muy agradable pero que debes hacer, contraresta el malestar con algo que te gusta y así parecerá menos mala. Nosotras ya somos mayorcitas y no tenemos a nadie que nos ponga el azúcar en la cuchara, pero eso no significa que tengamos que tomarnos todo lo amargo aguantando sin más, porque: es que estamos mancas? Pues pongámonos nosotras el azúcar! El día a día nos trae a veces píldoras, desde las pequeñitas hasta esas que son unos pildorazos que parecen imposibles de tragar y que solo pasarán disolviéndolos en una cuchara… Pues pongámosles azúcar! No hay necesidad de tomarse lo amargo más amargo y la solución está en nuestra mano. Así que ya lo sabéis: lección de Mary Poppins. Y me disculpo de antemano: a tararear! La vida está para vivirla...

El cuento de la lechera al revés

…O cómo pensar siempre lo peor… El cuento de la lechera al revés es por desgracia la versión real de nuestros días… Imagino que es bien conocida la historia de la lechera, que va camino del pueblo con su jarra llena de leche especulando y haciendo planes de lo que conseguirá con el dinero que le den en su venta; la mujer va evolucionando en sus planes y cuando ya se ve en lo más alto con todo lo que conseguirá con el dinero que obtendrá, se le cae la jarra y pierde la leche, el dinero y todos los planes… Moraleja: no des nada por seguro hasta que no ocurra. Pues bien, hoy en día seguimos haciendo lo mismo que en el cuento pero, para más recochineo, lo hacemos al revés: pensando en negativo. Cuando pensamos en algo o imaginamos lo que ocurrirá muchas veces nos vienen a la mente mensajes en negativo…”seguro que si hago esto no saldrá bien, ya verás como llegaré a casa y esto no estará hecho, seguro que me pierdo, fijo que no acierta en mis gustos, seguro que se olvida…” y vamos haciendo la bola más y más grande hacia consecuencias negativas pensando algo que ni siquiera ha ocurrido todavía… Por supuesto nuestro estado de ánimo no es el mismo cuando pensamos en negativo o en positivo. Por qué teniendo mínimo el 50% de posibilidades nos decantamos hacia el negativo? No sabemos lo que va a pasar…pero tanto salga bien como mal, el rato que hemos estado pensando nos hace sentirnos mejor o peor y depende solo de nuestro enfoque. Por qué no dar un voto de confianza a las cosas? La próxima vez que nos encontremos en una situación en la que imaginemos lo que vendrá, no vayamos directamente a lo peor, esperemos a ver qué pasa; y si no se puede pensar en positivo al menos quedarnos con una opinión neutra. Lo que tenga que venir vendrá, y mientras no nos habremos amargado tanto. No os parece? La vida está para vivirla...

Cuando la respuesta es una caricia

A lo largo del día, en el transcurso de la semana una se va encontrando en mayor o menor grado con situaciones que escapan a nuestro control. Hechos que ni dependen de nosotras ni podemos controlar y debemos padecerlos con más o menos destreza. Esas situaciones normalmente nos llegan a desmontar emocionalmente ya que escapan a nuestro entendimiento… Nosotras como buenas perfeccionistas estudiamos, analizamos el problema, buscamos todas las posibles soluciones que puedan ser de ayuda; intentamos mil cosas, nos preocupamos y dejamos que nuestra mente quede invadida por el desconcierto… Sin darnos cuenta de que esa actitud perfeccionista y controladora es la que hace que se alargue el problema o que mientras dura tenga un sabor más amargo. Porque nos cuesta creer que no podemos controlar algo, que escapa de nuestras manos y no podemos hacer nada para cambiarlo y lo único que conseguimos es una sensación de impotencia y tristeza, histeria y mala leche en otros casos. Porque nos cuesta entender que las cosas a veces son así y que no somos super-womans, ni súper empleadas, ni súper mamis, ni súper amigas, ni súper hijas… Porque a veces en lugar de buscar mil posibles opciones el mejor efecto lo da una caricia, el estar ahí, el ser paciente, el estar tranquila, el transmitir cariño, el quererse a una misma, el darse tiempo para que pase. Porque no podemos controlarlo todo, pero sí podemos vivirlo todo con una actitud más positiva. Y ese pequeño cambio de chip contagia lo que nos rodea. Quizás no podemos hacer más corto un mal momento pero sí podemos hacer que se sienta menos malo. La vida está para vivirla...

Necesitamos más “bullies”

La otra mañana vi una foto en instagram de una chica en bikini extremadamente delgada, mejor dicho, muy por debajo de su peso, posando como una modelo en una piscina a pleno sol. La persona que la había publicado representa una revista de moda y nuevas tendencias… Al leer los comentarios que otra gente había dejado empecé a sentirme incómoda: un montón de chicas alabando su belleza, envidiando su cuerpo (…), mencionándose una a otra para que no se perdieran la foto… No pude evitarlo y la comenté yo también escribiendo “Anorexia”. Acto seguido la persona dueña de la cuenta replicó diciendo “bully” (ya sabéis, personas que se dedican a destrozar deliberadamente). Como tenía tiempo y ganas repliqué escribiendo que la modelo estaba extremadamente delgada y que eso no era un buen ejemplo, a lo que respondió a la defensiva diciendo algo así como que si hubiera publicado la foto de una obesa si también hubiera hecho algún comentario… Como seguía con tiempo y me estaba pareciendo interesante el tema repliqué diciendo que únicamente expresaba mi opinión y que bajo mi punto de vista una modelo por debajo de su peso saludable no era una representación de belleza ni un buen modelo para otras mujeres al igual que no lo es una persona obesa. Parece que esta persona no está acostumbrada a discutir o a que le repliquen porque su siguiente comentario incluía una falta de respeto, explicando una historia (que yo no me acabé de tragar) diciendo que esa chica era amiga suya y que padece una afección en los riñones, que come “como una obesa” palabras textuales, pero que no engorda, y que claro eso yo no lo sabía porque yo era una ignorante. En ese momento estiré y relajé bien mis deditos antes de escribirle que tenía razón, que ignoraba esa historia y que si había ofendido a “su amiga” lo sentía, peeero que aunque fuese por una enfermedad la chica estaba con un claro bajopeso y que ella estaba mostrando esa foto como modelo de belleza y dando un ejemplo erróneo y peligroso a otras chicas… Ah!, y que para discutir no hacía falta insultar. Qué respondió? Nada. Borró mis comentarios. No respondió porque se retrató como una persona incapaz de dialogar, porque se mostraba a la defensiva y porque su siguiente argumento solo podía ser ‘cuanto más delgada mejor’ y me hubiera dado la razón. Borró la conversación porque sabía que estaba en lo cierto. Lo que me consuela es que otras personas leyeran nuestra conversación antes de eliminarla. Pues yo digo si a mí se me llama “bully” por mis comentarios…necesitamos muchos más ‘bullies’ ahí fuera!!! La vida está para vivirla...

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: