Notice: register_sidebar was called incorrectly. No id was set in the arguments array for the "Sidebar" sidebar. Defaulting to "sidebar-1". Manually set the id to "sidebar-1" to silence this notice and keep existing sidebar content. Please see Debugging in WordPress for more information. (This message was added in version 4.2.0.) in /webspace/12/76866/evelynbarcelona.com/wp-includes/functions.php on line 3837

Notice: The called constructor method for WP_Widget is deprecated since version 4.3.0! Use
__construct()
instead. in /webspace/12/76866/evelynbarcelona.com/wp-includes/functions.php on line 3669
December 2012 - Evelyn Barcelona | Evelyn Barcelona

Para el año nuevo…

En unas horas nos despedimos de este año, 365 días de nuestras vidas quedan atrás para dar paso a unos nuevos 365 más que formarán el nuevo año que esta noche comienza. Sabemos cómo han sido estos 365 días pasados, qué hemos vivido, qué hemos conseguido, qué hemos aprendido, qué cosas no volveremos a hacer, qué queremos mejorar de cara al futuro… Y ahí llega nuestro año nuevo, lleno de oportunidades, repleto de posibilidades, 365 días no decididos ni escritos, llenos de sorpresas, 365 días para ti: para que hagas lo que deseas. Hay quien piensa que el cambio de año no es más que una manera de medir el tiempo que creamos en su día los humanos, una mera convención, hay quien piensa que es un día lleno de magia y de emoción, un momento para celebrar y para pedir deseos… Sea como sea, es sin duda una buena ocasión para hacer balance de lo que estamos haciendo con nuestra vida, para pararnos y pensar y plantearnos: ¿Soy como quiero ser? ¿Tengo lo que deseo? ¿Estoy de acuerdo con las cosas que vivo? ¿Qué me gustaría mejorar? ¿Qué puede ser de otra manera? ¿Qué quiero conseguir y aún no lo tengo? ¿Tengo unas relaciones fantásticas con la gente que me rodea? ¿Soy feliz? ¿Qué tengo que hacer para ser feliz? ¿Qué cosas de mi carácter me gustaría cambiar? ¿Cuáles son las cosas que realmente importan?… Y cogiendo todas nuestras respuestas visualizar un camino, una ruta por la que avanzar paso a paso con una sonrisa en los labios y una gran fortaleza en el interior porque, no lo olvidemos, nuestra vida es como nosotras lo decidimos… ¡Feliz año nuevo! ¡Feliz vida...

Cuando la Navidad solo me hace ilusión a mí…

Estamos en época navideña. A partir de final de noviembre empieza la fiebre decorativa en calles, escaparates, redes sociales, la gente empieza a hablar de ella: está en el aire. Cuando el mes de diciembre empieza nos estalla en la cara con sus papa noeles, destellos, luces intermitentes, canciones… En las mejores familias se empiezan a planear fechas, regalos, ¿lo haremos como el año pasado? ¿mejoramos alguna cosa?… Y de repente a la gente le entra el estrés… Cabe añadir que, ya de entrada, hay personas que odian esta época o que simplemente ni les viene ni les va. A este grupo lo eliminamos de la ecuación de la preparación navideña ya que no se encargan de nada, son esas personas que dicen “a mí decidme dónde tengo que ir e iré”. Las matriarcas familiares que son las que tradicionalmente se encargan de la organización logística empiezan a inquietarse y parece que todo el mundo desea que pasen rápido esos días. “¡No tengo tiempo de hacer las compras! ¿Ya hay que comprar los regalos? ¿Qué preparo de comer? ¿Quién va a venir? ¿Cómo organizamos los regalos? ¿Dónde vamos este año? ¿Cuándo podemos reunirnos todos para hacer el intercambio de regalos? ¡A mí no me sentéis al lado de fulanito!”…y un sin fin de preguntas y peticiones sin respuesta. A mí me gusta el espíritu navideño. Me gustan estas fechas, pero esa nube de estrés celebrativo…acaba por afectar hasta al más acérrimo defensor de Santa Claus. ¿Qué os pasa? ¿Qué espíritu es ese? ¿Por qué a la gente no le gusta la Navidad? Hay personas a las que no les gusta la Navidad por el hecho de sentirse obligadas a seguir las tradiciones. Se ven obligadas sin opción a hacer cosas con las que no están de acuerdo y eso, sin duda, estresa a cualquiera. No quieren ir a comidas familiares, no quieren hacer regalos a según qué personas o no quieren hacer regalos en general o les cuesta saber qué regalar. No les gustan porque recuerdan a las personas que no están, o porque se sienten solas. O porque no saben organizarse y les estresan los preparativos. Y por eso dicen que no les gusta la Navidad. Pero eso para mí no es la Navidad. Para mí la Navidad es una época de vivir la magia, de celebrar el invierno, de los dulces, de cocinar platos típicos de esta época, de pensar en los seres queridos, de querer sorprenderlos con detalles en modo de regalos bajo el árbol, de celebrar que estamos juntos y lo disfrutamos, de compartir, de querer mejorar el mundo, de cambiar las cosas que no nos gustan y querer mejorar de cara al nuevo año. Y eso debe hacerlo cada una a su manera. Sí, no hay una manera estándar que le funcione a todo el mundo, así que cada una debe encontrar su manera de vivir estos días. A las personas que se estresan les digo: si no quieres encargarte de la comida navideña dilo y se organiza entre todos, si no te gusta la manera de organizar los regalos dilo y se piensa una alternativa, si no sabes qué regalar pregunta y obtendrás ideas, si no te gustan las reuniones familiares no vayas, no estás obligada. No hace falta hacer una gran comida para celebrar, lo importante es estar juntos y hablar. No hace falta hacer grandes regalos porque lo que importa es hacerlos de corazón. No hace falta acudir a todas las reuniones navideñas si no quieres, escápate con tu pareja y haced una Navidad diferente. No es malo recordar a las personas que no están, piensa en todo lo bueno que te han aportado y la suerte que tienes de que un día sí estuvieron, es mejor que no haber tenido a nadie. Opciones hay miles, nunca tenemos únicamente un camino que seguir. Encontrar el tuyo es lo que te hará ser feliz. Aunque también les digo: no te gusta hacer regalos pero te encanta ver la cara de la otra persona cuando los abre, no te gusta organizar una gran operación de catering pero te llenas de orgullo cuando ves la mesa decorada y la gente disfruta tus delicias y te felicita, odias las reuniones familiares pero una vez dentro no son tan terribles como imaginabas, acaban más rápido de lo que pensabas y siempre descubres cosas nuevas sobre las personas, puedes escaparte y hacer una Navidad alternativa pero una escapada en pareja puedes hacerla el resto del año, en cambio estos días no se repiten. Moraleja: antes de decidir si te gusta la Navidad o no, ten claro lo que es la Navidad, porque...

12/12/12, la última fecha repetitiva que veremos…

Hoy es doce de diciembre de dos mil doce, 12/12/12, tres números iguales coincidiendo en una fecha, signo de buena suerte y fortuna. “Pide un deseo”, dicen, “una fecha como ésta de hoy no volverá a repetirse en nuestra vida…” Y tienen razón: es la última vez mientras vivamos que veremos una fecha así… Los pensamientos lógicos que nos invaden son especiales, sentimos que es algo diferente, algo mágico y, sin duda, hay que aprovecharlo… Sentirse especial, hacer algo distinto. Nos invade incluso un poco de nostalgia y suspiramos: “aah”. Y pensamos en disfrutar el día que no volveremos a vivir en nuestra vida… Pero yo os digo: ¿habéis pensado que el 11/12/12 tampoco volverá nunca…? ¿Habéis pensado que nunca tendremos en nuestra vida un día 13/12/12…? Que no volverán nunca y que son únicos. Por eso os propongo lo que es de ley: vivir cada día como único e irrepetible, porque eso es lo que son. Los días que vivamos no volverán y saberlo debería hacer que quisiéramos disfrutarlos más, valorarlos más, sentir más, olvidarnos de las tonterías más, en definitiva, vivir más. Es verdad que un día como hoy no lo veremos más, pero tampoco un día como los que vienen… Disfrutemos de ellos. Vivamos nuestra vida disfrutando cada único y singular día. …La vida está para vivirla feliz… Evelyn...

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: